MEDITACIÓN ZEN

MEDITACIÓN ZEN

Una herramienta importante; para conocerte, para aprender a vivir más en el presente y desarrollar emo­ciones positivas. Aprendemos a no reaccionar habitual­mente a nuestra experiencia, sino a responder de forma creativa y con conciencia.

ZEN
La palabra Zen significa meditación. Fue enseñado por Buda en la India, posteriormente introducido en China por Bodhi­dharma en el siglo VI e implantado en Japón por Dogen en el siglo XIII. Diferentes maestros lo han enseñado en occidente desde el siglo XX.

La práctica del zen es sin dogmas ni credos. Está abierto a la dimensión universal de nuestra existencia. Su experiencia ayuda a encontrar un significado más profundo a la vida y una base para los valores morales que guían nuestra acción.

El Zen es actual. Anterior a la religión y su esencia. Es una actitud ante la vida: realista, intensa, directa, desapegada del falso ego, sin ilusiones. Es aprender a vivir aquí y ahora.

El Zen es un camino, una experiencia personal, intransmisible, no intelectual, no verbal, anclada en el cuerpo. No puede ser aprendida ni comprendida en los libros ni por la experiencia de otro. Permite a cada persona reencontrar su naturaleza original y profunda, que siempre estuvo allí. Puede practicarlo cualquier persona.

En el Zen no buscamos nada. Es sin metas.

 

ZANSHIN: El Espíritu del gesto

Estar en plena presencia en todos los gestos en todos los mo­mentos de nuestra vida, teje ese lazo entre la vida cotidiana y la vía espiritual. Nos lleva a vivir cada momento de nuestra existencia como un momento de despertar, de práctica de la Vía, integrando la práctica diaria de la meditación sentada y la vida cotidiana. Comer, dormir, trabajar, andar por la calle, relacionarse, tener una calidad de atención a todo esto, habi­tar y aceptar la realidad presente tal y como es, es la práctica espiritual de nuestra vida. Entonces surge el gozo, la alegría tranquila, la alegría sencilla de estar justo ahí, en armonía con cada instante.

ZAZEN

La esencia del Zen es la práctica de Zazen, la meditación sentada que practicamos en El Centre.

Zazen es educar nuestro espíritu a través de nuestro cuer­po. Existen tres pilares para la práctica correcta de zazen: Postura, Respiración y Actitud de la mente.

La persona se sienta en la postura justa con la espalda derecha, la nuca estirada y el mentón recogido. La respira­ción es tranquila. Concentrándose en la espiración, larga y profunda, y sobre los puntos importantes de la postura.

Se deja que los pensamientos y las emociones pasen sin alimentarlos ni reprimirlos. Esta actitud de dejar ir nos trae rápidamente la paz de la mente y la libertad interior. Sin buscar nada en particular, experimentas una nueva consciencia.

En cada sesión de Meditación Zen practicamos

  • Zazen
  • Kin-hin (meditación caminando)
  • Ceremonia: canto de sutras y zanshin

INFLUENCIA DE ZAZEN

Con la práctica regular de Zazen se profundiza en la com­prensión de la propia vida. Trae fuerza, paz y libertad.

Estamos totalmente presentes en el instante, en la plenitud del aquí y ahora. Nuestra mente permanece tranquila, sin complicaciones, sin cálculos, sin ansiedad ni miedos.

El egoísmo disminuye y podemos seguir de una forma más natural el flujo del orden cósmico, en armonía con nuestra verdadera naturaleza.

Nuestra relación con los demás es más fácil, más transpa­rente. Desarrolla nuestra capacidad de empatía y bondad hacia todos los seres. La compasión se manifiesta y la sabiduría aparece.

Estimula la intuición y la creatividad.

Podemos ir a lo esencial y la vida se vuelve simple. Zazen es la forma adulta de nuestra vida.

La postura corporal, la motricidad, la flexibilidad mejoran. Desaparecen tensiones innecesarias, Devuelve al cuerpo y la mente a su condición natural. Mayor integración emocional.

Aunque la salud corporal y la relajación mental son conse­cuencias de la práctica, no es la práctica en sí misma.

Zazen realiza el des­pertar a la unidad: del cuerpo y el espíritu, de nosotros con nuestra naturaleza verdadera, de nosotros con el cosmos infinito del que formamos parte.

GRUPO DE ZAZEN DE LA GARRIGA

El Grupo de Zazen de la Garriga es un pequeño grupo de carácter laico, sin adscripción formal a ninguna escuela ni a ningún linaje particular, siendo su única finalidad la práctica de Zazen.

El grupo está basado en el deseo de seguir esta práctica y compartirla con aquellos que lo deseen, siendo responsabili­dad de cada practicante realizar el esfuerzo necesario para profundizar en la misma y para desplegarla en su propia vida.

La práctica es abordada de forma muy simple, sin vesti­mentas especiales, recomendándose tan solo el uso de una ropa que permita sentarse cómodamente en el zafu (cojín redondo de meditación) o en un banquito de meditación.

Accesible a cualquiera, esta práctica requiere sin embargo un cierto grado de compromiso y constancia por parte de quién desee realizarla, siendo recomendable que, además de las sesiones de meditación colectiva semanales, se prac­tique de forma individual y cotidiana.

Horario Semanal

Sábados – 9 a 10’15 h

La puerta se cierra unos minutos antes de la hora de Zazen, se ruega rigurosa puntualidad.

Otras actividades

Iniciación a la práctica de Zazen.

Indicada para los que comienzan con la práctica de Zazen:

Último sábado de cada mes, excepto festivos, de 8’30 a 10’15 h.

(Gratuita. Es preciso inscribirse previamente).

Jornada de zazen: Practica intensiva y periódica de un día