Danza libre y espiritualidad

Liberando tu sabiduría corporal para volverte plenamente vivo

Curación a través del movimiento espontáneo, la respiración consciente y la expresión.

La Danza Libre es un movimiento energético y liberador, una técnica simple y eficaz para aportar relajación y restaurar la vitalidad en los órganos internos, el sistema nervioso involuntario y la columna vertebral. De hecho, esta técnica aporta bienestar a todo el organismo por la liberación de forma fácil y sencilla de los viejos patrones de energía estancada

Al permitir fluir el movimiento espontáneo del cuerpo, el sonido y la expresión creativa dirigidos desde el interior vamos a soltar los bloqueos liberando tensiones y traumas, tanto físicos como emocionales.

Es una forma suave y sencilla donde el cuerpo encuentra naturalmente el camino para relajarse, sin esfuerzo, simplemente dejándose mover, como un bebé en la cuna.

Esta energía vibrante es como una corriente de electricidad espiritual, que alimentada por canciones, ritmos, cantos y movimientos vibratorios espontáneos del cuerpo, te tocan de una manera nunca antes experimentada.

Por medio del aprendizaje de algunos ejercicios de apertura y combinando técnicas de respiración con ejercicios de conciencia corporal y relajación dinámica podemos prestar total atención a lo que sentimos, aceptar lo que sucede y entregarnos. Dejamos que el cuerpo decida qué quiere hacer en lugar de tener qué decidir con el cerebro el movimiento que se piensa que el cuerpo necesita.

Energía Vital

A diferencia de otros métodos curativos, que dependen de estímulos externos, la Danza Libre hace hincapié en el poder de la propia sabiduría innata, permitiéndote llegar a lo que es correcto para ti, y lo que tu cuerpo necesita en un momento dado. Se trata de ser más que de hacer, lo que permite que las cosas sucedan, entregarse e ir con el flujo natural de la vida dentro de ti.

Pese a su sencillez y elegancia, la Danza Libre es quizás el primer abordaje de la estimulación del sistema nervioso autónomo y de la revitalización que pone en evidencia una de las mayores paradojas en la práctica del desarrollo de la fuerza interior y de la energía vital: ¡es una técnica del descontrol!

Una vez aprendido es un proceso auto-dirigido, que puede ser experimentado sin supervisión, solo, con un amigo o en grupo.

En nuestra sociedad, muchos de nosotros estamos acostumbrados a que se nos diga qué hacer y dar así nuestro poder a otras personas. La idea que nosotros mismos somos infinitamente poderosos y que sólo tenemos que aprender a abrirnos a esta sabiduría es inusual y a veces desconcertante para muchos.

¿PARA QUÉ?

Lo mejor es no preguntarse nada y practicar. Nunca dejamos de perseguir algunas metas en nuestros actos.
La Danza Libre enseña a despertar la energía vital. La vida te da más satisfacción si integras tu cuerpo, emociones y pensamiento.

La mejor manera de entender el movimiento espontáneo de la Danza Libre es verlo como una expresión más plena de las funciones naturales del cuerpo utilizadas para equilibrarse, mantenerse y curarse, tales como estornudos, vómitos, llorar, reír y soñar. Tiene un efecto limpiador y vigorizante, también funciona descargando y expresando emociones reprimidas como la ira o la tristeza y después se siente uno más ligero y más enérgico.

Liberación. Cada persona experimenta la Danza Libre de manera diferente, de acuerdo con los recuerdos almacenados en su organismo. A veces, esto conduce a la liberación de traumas y tensiones, y otras veces puede traer una experiencia de gran alegría, conexión, expansión de la conciencia y de acceso al potencial latente.

Lo más sorprendente acerca de la Danza Libre es que nuestro cuerpo instintivamente sabe cómo moverse. Una vez que aprendo a sumergirme en la energía vital universal mi cuerpo se mueve automáticamente de la manera que sea necesaria para mi curación y crecimiento. Aumentando tu vibración, trayendo sanación, extremo bienestar, creatividad, experiencias místicas y alegría.

Experiencia de libertad. Esta práctica se convierte en accesible y motiva a aquellas personas que no se adaptan a los métodos de desarrollo interior que requieren silencio, posturas, mantras, etc. para disciplinar la mente.

Se trata de una simple experiencia de la libertad y la amplitud dada a uno mismo: sin metas, sin logros, sin una manera “correcta” de hacerlo… es más un dejar que suceda…

Por otra parte, es en el universo de la salud, que revela su potencial más alto al traer al día a día una técnica sencilla y de resultados rápidos, incluso para las dolencias y las enfermedades crónicas

Por milenios, los grandes chamanes, maestros espirituales y curanderos tenían el secreto de poseer una vibración especial en sus cuerpos desde la conexión directa con el Amor Divino – lo que los bosquimanos del Kalahari en África llaman “La Cuerda hasta Dios”.

BENEFICIOS MÁS IMPORTANTES

  • Promueve sensaciones de bienestar y felicidad.
  • Aumento y recarga rápida de la vitalidad y energía sin el uso de sustancias.
  • Mejora la respiración
  • Alivia el dolor físico
  • Estimulación de los procesos de curación, recuperación postoperatoria.
  • Reducción significativa de trastornos psicosomáticos (estrés, depresión, ansiedad, agotamiento, hipertensión, obesidad, y muchos otros).
  • Solventa problemas personales. Resuelve conflictos emocionales
  • Estimula la creatividad y aporta más motivación
  • Notable mejora de la atención y de la concentración.
  • Desarrolla la percepción y la sensibilidad.
  • Despliegas tu espiritualidad y la trascendencia.
  • Rompes con los malos hábitos y adicciones
  • Sentirte mejor enseguida
  • Mejora las relaciones personales y la afectividad
  • Consigues tus objetivos.
  • Mejora del rendimiento personal, académico y profesional con menos esfuerzo.
  • Provoca inspiraciones creativas
  • Revela tu energía sexual y la sensualidad
  • Enriquece las estrategias para la toma de decisiones
  • Aumenta la autoestima
  • Ganas confianza en ti mismo
  • Fácil de practicar, incluso en el trabajo o en la escuela.

COMO ES UNA SESIÓN

Creamos un espacio en el que puedas ser tú misma/o, expresarte dando libertad de acción y movimiento al cuerpo. Prescindimos de metas y estructuras, se recomienda no comunicarse verbalmente para fomentar otros tipos de comunicación espontánea, como pueden ser el juego, la risa, el contacto o la conexión espiritual. A través de la expresión libre y consciente, el movimiento se expande, la energía se activa y la creatividad sorprende en cada momento.

Más que enseñar un método o conjunto de técnicas, la práctica del Éxtasis Sagrado es sobre reforzar y alimentar tu conexión con lo divino. Sabes que eso está sucediendo cuando sientes la vibración sagrada y el amor en tu corazón.

Aunque no es necesaria una técnica y el único requisito es que estés ahí dispuesto a conocerte y abrirte, seguimos un orden:

Recepción de los participantes y una breve explicación del funcionamiento.

Calentamiento: ejercicios concretos para estimular la espontaneidad organísmica, respiración consciente para aumentar la sensibilidad, visualizaciones.

Movimiento libre: en silencio inducido por los propios estímulos, emociones, sensaciones, sentimientos e imágenes internos o animado por la música, los ritmos, el grupo, poesías, imágenes, lemas….

Cuando practicamos con música, esta es un collage de ritmos variados de todo el mundo

Momento de tacto curativo y relajación

A menudo se completa con expresión plástica (modelado, pintura, collage, voz….) para articular en formas artísticas nuestras imágenes internas y tener acceso a las claves simbólicas de nuestro subconsciente.

Final: se crea un círculo con todos los participantes para compartir impresiones y vivencias en un ambiente de aceptación y respeto.

 

¿QUIÉN PUEDE PARTICIPAR?

Es apto para todo el mundo sin importar la edad o la condición física y no hace falta experiencia en danza. Jóvenes y adultos interesados en construir una relación intrapersonal más productiva, compasiva y creativa, despertando gran cantidad de conocimientos profundos y activando los procesos inconscientes creativos de diferentes niveles.

Cualquier persona que desee ampliar su potencial creativo, su flexibilidad, su capacidad de atención y la rapidez de adaptación a nuevos contextos. Es especialmente potente y útil para las personas que se recuperan de enfermedades y cirugías, no hay contraindicaciones o efectos secundarios. Cualquier persona que, por el estrés, la falta de tiempo o de enfoque está perdiendo la capacidad mental, memoria, concentración, motivación, etc., o está viviendo momentos de gran tensión, insomnio, trastornos de la alimentación y quiere recuperar el contacto con el conocimiento profundo de la reorganización vital.

Precaución: avisar al facilitador de la sesión si existe embarazo, cirugía reciente o tratamiento psiquiátrico

DE DONDE PROCEDE

La Danza Libre, el éxtasis sagrado, es la práctica energética basada en las prácticas de sanación y meditación de las más antiguas y poderosas tradiciones de curación del planeta. La danza como disciplina y espectáculo es algo relativamente reciente. Al comienzo de la civilización, la espiritualidad, la música, la danza y la medicina eran inseparables; como parte de un ritual acompañaban los cambios de la vida contribuyendo a la integración personal y comunitaria.

Primero y sobre todo, es una capacidad que tienen todos los organismos vivos para auto-regularse.

Desde los inicios de la historia del hombre han existido registros de danza. Ancestralmente las tribus y los pueblos originarios veían a la naturaleza y sus elementos como una de expresión de Dios; se juntaban a Danzar los ritmos y movimientos más variados con intención de entrar en profundos estados de conciencia donde la presencia de Dios o el Gran Espíritu se manifestaban.

La Danza Libre es un fenómeno espiritual y cultural que ha ido naciendo en base a la cultura de cada pueblo y país. Un ritual que por miles de años ha ayudado a mantener la relación del hombre con la tierra permitiéndole entrar en estados similares de vibración y unión.

La danza se entiende como oración. A través del movimiento del cuerpo la danza abre puertas hacia estados de conciencia donde el hombre se encuentra con su espíritu, en un estado de unión consigo mismo y de sanación, un momento donde los límites de la realidad se desvanecen y se expande la conciencia para entrar a otras dimensiones. El movimiento, los sonidos y ritmos crean un espacio donde la danza se manifiesta en cada persona de manera única, y a la vez se genera un espacio de unión entre quienes participan de ella.

Culturalmente la Danza Libre se ha cultivado y protegido en grupos indígenas y sus prácticas chamánicas de todo el mundo o bien dentro de cultos que valoran la experiencia espontánea y radicalmente transformadora del éxtasis por el movimiento.

Por milenios, los grandes chamanes, maestros espirituales y curanderos tenían el secreto de poseer una vibración especial en sus cuerpos desde la conexión directa con el Amor Divino – lo que los bosquimanos del Kalahari en África llaman “La Cuerda hasta Dios”.

El éxtasis sagrado, la Danza Libre, históricamente se asocia con los Shakers de Nueva Inglaterra, Shakers de la Isla de St. Vincent en el Caribe, Shakers indios del Noroeste del Pacífico, las iglesias afroamericanas del Mississippi, los Cuáqueros, el Kunlun y el Zi fa Gong chino, los carismáticos pentecostalistas cristianos, los místicos sufíes, los chamanes de Siberia, los Sangomas Zulúes, los bosquimanos del Kalahari, el Latihan del Subud, el Shaktipat hindú, el Katsugen Undo del Seitai japonés o el Seiki-Jutsu también japonés.

En tiempos recientes vinculamos este tipo de danza con Los 5 Ritmos de Gabrielle Roth, las Meditaciones Dinámicas de Osho, Shaking de Ratus Bagus, Life Stream de Tony Crisp, Movimiento Contemplativo Espontáneo de Paula Reeves, Danza Trance de Frank Natale, Autocinética de Bradford Keeney

Horario: Jueves de 19 a 20’15 h.